Noviembre 24, 2014, 11:26:51 *
Bienvenido(a), Visitante. Favor de ingresar o registrarse.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: SMF - Just Installed!
 
   Inicio   Ayuda Buscar Ingresar Registrarse  
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Sal Marina vs Sal de mesa (tipos de sales)  (Leído 2623 veces)
Panchón
Administrator
Hero Member
*****
Mensajes: 1871


Ver Perfil Email
« en: Marzo 02, 2012, 06:30:09 »

Sal Marina vs Sal de mesa


SAL MARINA

Analizada desde el punto de vista químico, la diferencia entre una sal marina y la moderna sal de
mesa de uso corriente, resulta abismal. La simple evaporación del agua de mar, deja como
consecuencia un residuo sólido, al cual llamamos sal. Este residuo está compuesto por los 84
elementos estables de la tabla periódica, aquella que estudiábamos en la secundaria. Por supuesto
que el cloro y el sodio son los principales elementos cuantitativos, representando casi el 90% de su
composición. Pero la importancia cualitativa de ese 10% restante es verdaderamente
extraordinaria.

La sal nos parece un producto barato, claro es, cuando compramos cloruro sódico industrializado (
sal común), pero esta sal no es conveniente utilizarla ya que no contiene los oligoelementos a los
que nos referiamos lineas arriba como el Calcio, Magnesio y Manganeso que una sal natural, sin
refinar, sin aglomerantes, sin nada adicional etc., debe de tener y que son saludables para nuestro
cuerpo.

"La sal refinada prácticamente no tiene ningún beneficio para el cuerpo. Por el contrario, es
responsable de causar numerosos problemas de salud, incluyendo los cálculos biliares. La única sal
que el cuerpo puede digerir, asimilar y utilizar de manera apropiada es la sal marina sin procesar o
refinar y la sal de roca. Para que la sal sea de utilidad para el cuerpo, necesita penetrar la comida,
esto es que la humedad de las frutas, verduras, granos y legumbres disuelva la sal. Si la sal se usa
en estado seco, entra al cuerpo sin ionizarse y produce sed (una señal de envenenamiento). Causa
mayores daños al no ser propiamente asimilada y utilizada.

La sal marina puede reducir la ingesta global de sodio, pues se necesita menos cantidad para dar
sabor.



Tipos de sal


Sal marina
Se extrae por evaporación del agua del mar en salinas y es la más apreciada gastronómicamente.
En su estado natural presenta formas geométricas anguladas, grandes y limpias a mayor calidad.

Flor de sal
La flor de sal, considerada la reina de las sales, tiene un sabor muy sutil, es ligeramente húmeda y
crujiente. Se aconseja añadirla en el momento de servir el plato, al final de la cocción. La flor de sal
se recoge de manera tradicional: al atardecer de los días de verano se recogen los cristales de la
sal de la superficie del agua con un tipo de pala especial. En este momento la sal es de un color
rosa pálido que, después de secarse al sol, adquiere una tonalidad más blanca.

La recogida debe hacerse rápidamente porque una vez rota la capa de sal, ésta empieza el
descenso. A continuación, la flor de sal se pone a secar hasta obtener una flor blanca, de textura
crujiente que se disuelve en boca con facilidad y que está considerada una auténtica exquisitez.


Sal de Guerande
Sal marina de la Bretaña francesa. Se distingue por su color grisáceo brillante, característico del
fondo marino bajo los saladares. Es la sal integral por excelencia. Muy importante es tener en
cuenta de no cocinarla, por lo que se recomienda añadirla en el momento de presentar el plato a
la mesa.

Ideal para las ensaladas de colores vistosos y los asados de carne, por su potencia gustativa. Un
asado de la parte superior del lomo, acompañado de un puré de manzana y acabado con unos
cristales de sal de Guerande es una manera de dar importancia a un producto tan humilde pero
tan sabroso como es el lomo de cerdo.

Sal de apio
Apio desecado y pulverizado mezclado con sal fina. Es una sal que se enrancia con facilidad, por lo
que se recomienda prepararla justo antes de su uso, puesto que se puede preparar simplemente
mezclando apio triturado, y bien seco, con sal. Para aromatizar sopas, consomés, hortalizas,
carnes, etc.

Sal ahumada de Halen Môn
Procedente de la Isla de Anglesey, de las salinas del País de Gales, es de olor fuerte y sabor intenso
de ahumado, que se obtiene al someterla al humo de madera natural. Se disuelve rápidamente a
la temperatura del paladar. Ideal para acompañar pescados blancos.

Sal Salish
Sal elaborada en Washington, su sabor ahumado se obtiene dejándola reposar sobre las brasas de
madera del Aulne rojo, adquiriendo no sólo aroma sino también un color muy atractivo.

Sal de Ajonjolí (Gomasio)
De amplia difusión en Oriente, en Occidente es muy utilizada en la cocina vegetariana, siendo un
perfecto condimento para ensaladas o legumbres. No es exactamente un tipo de sal, sino que se
trata de la mezcla de sal y ajonjolí tostado. Se puede comprar o se puede elaborar en casa,
simplemente, haciendo una pasta de ajonjolí tostado y sal en el molcajete. Ideal para
condimentar verduras.

Sal Maldón
Tiene una forma plana, muy pura y de alto sabor. Procede de las salinas del condado de Essex
(Inglaterra). No se recolecta todos los años, puesto que necesita unas condiciones climáticas
apropiadas para ello. Su elaboración es totalmente artesanal y muy laboriosa. La gran
particularidad de este producto es su gran pureza natural y su fuerte sabor salado. Al disolverse
fácilmente, resulta perfecta para ser espolvoreada justo en el momento de servir el plato que vaya
a condimentar. Está cada vez más extendida en los fogones de todos los restaurantes. Mientras
otras variedades más exóticas sólo se localizan en las cocinas más experimentales, la sal de
Maldón es ya un condimento común en la cocina.

Es la mejor sal para acabar un plato, cuanto más sencillo, mejor. Un simple bistec a la plancha o a
las brasas, si lo acabamos con unas láminas de sal Maldón se transforma en un bistec de lujo, sin
necesidad de salsas ni otros aditamentos.

Sal de Murray River (Australia)
Sal marina del estanque de Murray, Australia. Da un toque especial a todo tipo de platos tanto por
su tono anaranjado como por su curioso sabor.
Es una sal de lujo, difícil de encontrar y bastante cara, por lo que la reservaremos para un día
especial, con un menú especial. Un menú a base de pescado fresco, tan fresco que incluso se
puede comer crudo: una lubina, o un buen atún o unas gambas importantes. Se corta el pescado
bien fino o, en el caso de las gambas, se aplastan entre dos láminas de plástico, se acompaña de
un aroma de ensaladas sazonado con una buena vinagreta y se acaba con un poco de sal de
Murray.

Sal Miroir
Procedente del denominado "Mar de sal" de Bolivia, ubicado a 3.700 metros de altitud. Es
apreciada por su altísima concentración de minerales. Es una sal difícil de encontrar en el
mercado, por lo que le daremos el protagonismo que se merece en el plato. Si espolvoreamos sal
Miroir sobre unos ricos tomates, de temporada, cortados a láminas finas, rociados con aceite de
oliva extra virgen o incluso aceite de coco, obtendremos unos picos de sabor muy interesantes al
paladar.

Sal de Mina
Se obtiene por extracción mineral de vetas subterráneas o de pozos de salmorra. Se presenta en
pequeños granos y, a mayor calidad, los granos son más blancos, secos y pequeños.

Sal negra (Sanchal)
Es una sal de roca muy poco refinada, del norte de la India y del Pakistán, de sabor muy fuerte y
olor sulfurosa, que se vuelve gris al molerla

El contraste de esta sal sobre unos huevos fritos o unos huevos poché generan un efecto visual
muy interesante.


Sal nitro
De aspecto similar a la sal fina común, aunque de origen distinto, se trata de Nitrato de Potasio. Se
emplea en productos cárnicos por su poder de convertir en nitritos al contacto con los
componentes de la sangre, logrando reforzar el color rojo y contribuyendo a la conservación. Su
sabor es fresco, amargo y algo picante. Es tóxica en altas dosis, por lo que debe conservarse bien
identificada para no inducir a error.

Sal gruesa
Se emplea especialmente en la industria de la salazón, refinada o sin refinar. Cuando la sal gruesa
no está refinada tiene un color grisáceo.

Sal fina o de mesa
Se presenta refinada y en pequeños cristales. Se le suele añadir carbonato de magnesio,
ilicoaluminio de sodio, etc. (en proporción menor del 10%) para hacerla menos higroscópica.

Diamantes de sal con flores
Son cristales de sal fosilizados, formados hace más de 200 millones de años en el Himalaya, en la
región de Cachemira pakistaní, en los tiempos en que los mares y océanos no estaban
contaminados. Los cristales de sal de color rosa se comercializan al natural o mezclados con flores
secas: violeta, pétalos de rosas, camomila…, para ofrecer una fragancia especial y un colorido
espectacular. Se puede usar como cualquier otra sal, solo teniendo la precaución de molerla justo
antes de su uso, puesto que es bastante dura. Destaca un ligero sabor amargo.

Sal Chardonnay
Se trata de una sal ahumada que se obtiene dejando reposar los cristales de flor de sal dentro de
los mismos toneles que se utilizan para elaborar vino de la variedad Chardonnay. Esta práctica se
está realizando en California.

Sal roja de Alae
Es una sal que se elabora tradicionalmente en Hawai. Se mezcla la sal con arcilla purificada de
Alae, enriqueciendo la sal en minerales y otorgándole un ligero y agradable sabor.

Fuente Bibliografica :Libro Limpieza Hepática y de la Vesícula de Andreas Moritz, Ediciones
Obelisco, primera edición en español, junio de 2006. Pag. 56

http://saludable11.blogspot.com/2007/02/la-sal-marina-versus-sal-refinada.html
« Última modificación: Marzo 02, 2012, 10:17:15 por Panchón » En línea
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a:  

Powered by MySQL Powered by PHP Powered by SMF 1.1.3 | SMF © 2006-2007, Simple Machines LLC XHTML 1.0 válido! CSS válido!